Levantarte en la Crisis…

Hoy fue difícil levantarme… No es algo que me pase a menudo…

La mañana estaba fría y aún oscuro a las 5 de la mañana; y las dos horas que logré de sueño en medio de una fuerte alergia, estaban convenciendo mi mente diciendo: ¡Hoy si tengo excusa!

  1.  
  2. Luego pensé en cuanto tiempo había estado en cama, hace unos meses por Covid, y  entonces salté de la cama y en menos de 5 minutos estaba lista para salir.
 

Nunca he sido buena para correr, y los 10k que me he propuesto, son una gran meta, cuando hace un par de meses no podía caminar 10 pasos sin que me faltara la respiración. Cuando terminé fue un momento de Gloria, esos momentos que duran instantes, pero te ayudan a construir tu carácter y no tener excusa cuando se trata de tus sueños.

 

 El Covid ha sido una de las luchas más grandes en mi vida, y es algo que comparto con millones de personas hoy, y sé que muchas no lograron vencer.

En ese momento pensé cuantos más en este momento están justo en ese momento en que tu mente pone mil excusas para no levantarte, para no seguir, para no luchar. Definitivamente si fuera fácil, no hubiera gloria en ello.

 

Puedo decir que, aunque en este momento es un mundo más golpeado, también es un mundo más fuerte; y es que personas de todas las edades y empresas de todos los tamaños han pasado por la crisis más impactante en sus vidas, dónde sólo hay dos caminos: vencer o morir.

 

Es así que hemos visto un mundo nuevo, renovado, haciendo malabares para Vivir, millones de persona con mascarilla, careta y con un exceso de nuevas rutinas para mantener sus familias a salvo. Disciplina nunca vista, y compartida tanto por los más desfavorecidos cómo las personas más famosas y adineradas del mundo.

  

Empresas que no se interesaban en innovación, buscando intensamente soluciones que de igual manera les permita seguir en el mercado, y no sumarse a los millones de empresas que hoy ya murieron.

La pregunta es, ¿Qué estamos dispuestos a hacer para sobrevivir?

 

 La respuesta a esta pregunta hace la diferencia entre el éxito y el fracaso, la tristeza y la felicidad, y en mi experiencia con este virus, puedo decir con certeza, entre la vida y la muerte.

 

  

XO

 

Alejandra